Youtube Instagram Facebook
Dr. Wagner

Lipoescultura Láser

Con la liposucción es posible extraer la grasa depositada en zonas muy difícil de eliminarla en forma natural.


Cirugía Plástica | 25/02/2016

La lipoescultura láser es el procedimiento quirúrgico que permite eliminar los depósitos de grasa localizada que no responden al tratamiento dietético y/o actividad física, modelando cualquier parte del cuerpo.

No tiene por objeto hacer adelgazar, pero es el complemento perfecto de una dieta ya que elimina la grasa en zonas donde es casi imposible reducirla de forma natural.

TÉCNICA

Consiste en la aspiración de grasa mediante cánulas conectadas a un sistema de aspiración, que van rompiendo y aspirando las células adiposas y dando así un nuevo contorno corporal (liposucción convencional).

La introducción de la LASERLIPOLISIS implica un importante avance en esta técnica, que la hace más precisa, menos traumática y de más pronta recuperación. Aquí, la grasa es emulsionada por la fibra láser, a diferencia de la anterior donde debe realizarse una ruptura mecánica de los adipocitos con cánulas de mayor calibre.

El efecto térmico del láser da como resultado una mayor retracción de la piel, por lo que está especialmente indicado en casos de adiposidades asociadas a flacidez cutánea, como así también en casos de lipoaspiraciones secundarias o zonas fibrosas como espalda, donde los métodos convencionales se tornan de difícil ejecución.

Se comienza siempre infiltrando toda la zona que se quiere tratar con una solución de suero anestésico local y vasoconstrictor para facilitar la aspiración y reducir el sangrado.

Luego se pasa a la fase de aspiración o emulsión durante la cual se extrae la grasa y se termina cerrando las pequeñas incisiones y aplicando una faja elástica. 

Los puntos se retiran entre los 5 y 7 días y se aconseja llevar la faja durante un mes.

La intervención se practica con diferentes tipos de anestesia (local,raquídea, con sedación y general) según el número, el tamaño y las localizaciones de las zonas que hay que corregir.

El tiempo quirúrgico depende la zonas a tratar y oscila entre 1 y 3 horas.

CUIDADOS POSTERIORES

En un principio las zonas tratadas se presentan edematizadas, amoratadas y puede haber algo de dolor que se controla con analgésicos comunes. La inflamación tarda aproximadamente de 4 a 6 semanas en desaparecer. Es aconsejable realizar algunas sesiones de drenaje linfático y ultrasonido en el postoperatorio inmediato para que la recuperación sea más rápida.

Normalmente se puede volver a las actividades habituales en 48 a 72 horas y practicar deporte entre la semana 4 y 6 luego de la intervención.


Casos reales
Top Whatsapp